Notas del Estudio de Arquitectura Villazala - Elías

Encuentre en esta sección notas y artículos escritos por los arquitectos del estudio.

Eco hogar

¿Como podemos ayudar a mejorar la difícil situación ambiental desde nuestro propio hogar?
Como dice el refrán: un grano no hace al granero pero ayuda a su compañero, así podemos practicar ecologismo simplemente aplicando el sentido común. Aquí van algunos ejemplos:

El agua: De toda el agua existente, solo el 1% es potable. De toda el agua que gasta un individuo en los centros urbanos, sólo 5 litros se usan para beber y cocinar, el resto se pierde en los desagües de baños y cocinas. El baño usa el 75% del agua de un hogar. Si no es necesario, absolutamente necesario, no llevar el botón hasta el fondo para no vaciar totalmente el tanque. Para lavarse los dientes se pierden 20 litros de agua y al momento de afeitarse, si se deja la canilla abierta, se pierden 30 litros, con lo cual es mejor cerrar la canilla y abrirla sólo en el momento que la necesitemos. Es por eso que se está estudiando el recirculado del agua no contaminada, previa purificación de la misma, para ser utilizada nuevamente en el circuito de agua no potable.

El aire: El incesante crecimiento poblacional, la desaparición de grandes extensiones de bosques, sumados a catástrofes naturales, aumentan la proporción de dióxido de carbono en la atmósfera, al igual que la combustión de grandes cantidades de carbón y petróleo. Una forma de purificar el aire que respiramos es ampliar los espacios verdes, cuidando y reponiendo árboles. Caminar o usar la bicicleta, siempre que se pueda, es más sano y menos contaminante. No quemar hojas o ramas ni ningún tipo de residuos, para no aumentar el dióxido de carbono en el aire; que en la mayoría de los casos pueden convertirse en gases altamente tóxicos.
El hogar: Vivimos de una forma absurda; casas cada vez más limpias en un medio ambiente cada vez más contaminado. El nivel de contaminación ambiental dentro del hogar puede ser superior al del exterior; esto se debe a la composición de los productos de limpieza e insecticidas que se emplean. Un incremento notable de enfermedades respiratorias y de problemas dermatológicos tienen su causa en la contaminación doméstica. Los productos de limpieza hogareña, al filtrarse a través de los pozos negros o por fisuras en las cloacas, contribuyen a la contaminación de las napas de agua y de los ríos. Para minimizar estos riesgos es preciso: Limitar el uso de detergentes. Elegir los que sean biodegradables. Se puede usar vinagre y limón en solución como desengrasarte para cerámicos y vidrios. Esta misma solución servirá para superficies plásticas, loza, azulejos y una gran variedad de materiales comunes en la casa. Para lavar inodoros y lavatorios se puede emplear bicarbonato de sodio y agua y para desinfectar agregar media taza de bórax disuelto en 4,5 litros de agua. El tóxico limpia hornos puede reemplazarse por bicarbonato de sodio diluido en agua caliente y frotar luego, suavemente, con esponja de acero.
Las plantas aromáticas, como la albahaca o la lavanda, ahuyentan a los insectos, sin tener que recurrir a los tóxicos aerosoles. Para decirle basta a las cucarachas, mezclar partes iguales de ácido bórico y azúcar impalpable. Colocar la mezcla sobre cualquier tipo de tapa descartable y ubicarla en armarios, alacenas y rincones. Cuidar que el producto no se moje, pues pierde su efecto y reemplazarlo una vez por semana. No usar naftalina, puede afectar el hígado y los riñones. Reemplazar por bolsitas conteniendo esencias de lavanda o incienso.
De esta forma, desde nuestro hogar, podremos ayudar a mejorar la difícil situación por la que atraviesa el planeta
Fuente consultada: Ecoportal.net

(Visited 120 times, 1 visits today)

Deja tu comentario

Tu email no va a ser publicado. Los campos obligatorios están marcados con un *